sábado, 2 de mayo de 2009

como si fuera cosa de que me entristece solo la tauromaquia

Esta semana compartí algo de fuego con un militar asilvestrao, y maté mosquitos de esos que entorpecen la conversación... Los "muchachada" me hicieron reir como la tonta que en verdad soy y se me dobló la perspectiva al comprobar que sus observaciones iban más allá de la apariencia y no tenían huecos resaltantes.. Los sordomudos se indicaron tal y cual calle con su peculiar lenguaje de signos y yo casi me estampo contra la farola por poder ver hasta el último detalle de su incomprensible conversación. Alguien en una de esas cafeterías que no frecuento me cambió su poema por un peculiar café adobado con mi paranoica intervención que no era sino suplicada por aquel poeta de frases cortas y de procedencia chilena. Y anoche me sorprendió un ramo de capullos de rosa, y no lloré de "puro milagro" como habría dicho probablemente mi abuela, ahora él descansa en el sofá , ve los dibujos animados y mientras hago la maleta se me deshace el alma como a mendrugos de pan. Y las horas de sueño peor repartidas que en toda mi vida

2 comentarios:

nada estomagante